sábado, 2 de abril de 2011

El oficio del Geógrafo

En los tiempos que corren el oficio del Geógrafo está atravesando grandes cambios epistemológicos, aunque en realidad esos cambios ya se vienen planteando desde muchos años atrás, pero la realidad es que entre los distintos profesores que se encuentran enseñando en las escuelas, existen distintas corrientes geográficas en su formacion;desde el diseño curricular nos plantean contenidos que muchas veces no se corresponden con nuestra formación, y nos tenemos que adaptar a las nuevas corrientes geograficas que estan en boga desde las altas esferas de poder.
Existe un gran rechazo hacia lo nuevo, lo desconocido, a buscar nuevas respuestas a problemas que antes lo solucionabamos desde el punto de vista físico, pero en realidad tendríamos que buscar distintos autores y tratar de formar nuestra forma de concebir la Geografía, por esa razón es que se dice que existen tantas Geografías como geógrafos.
La idea central es buscar, indagar y tratar de establecer una relación entre los distintos autores, y saber donde estoy parado, a la hora de encarar un tema determinado.

Para terminar, voy a citar unas palabras de Carl Sauer sobre el oficio del Geógrafo, espero que les guste:

..." El geógrafo en parte nace, en parte se forma por su entorno temprano y llega más bien tarde a ponerse bajo los cuidados profesionales...No somos gente precoz, ni debemos desearlo.Es improbable que empecemos pronto, y necesitamos largo tiempo para madurar...
¿ Es posible reconocer una inclinacion preselectiva hacia la geografía antes de que se afirme como elección deliberada?.El primer rasgo, yo diré que el mas primitivo y persistente, es la atracción por los mapas y por pensar por medio de ellos.Sin ellos nos encontramos con las manos vacias en la sala de lectura, en el estudio, sobre el terreno.Enseñadme un geógrafo que no los necesite constantemente ni siquiera tenerlos a su alrededor, y tendré mis dudas sobre si ha elegido la profesión correcta en su vida. Exprimimos nuestros presupestos para tener más mapas; de todas clases.Dibujamos mapas, por malos que sean para ilustrar nuestras lecturas y nuestros estudios. Los mapas suprimen nuestras inhibiciones, etimulan nuestras glándulas, excitan nuestra imaginación, sueltan nuestra lengua.
...El geógrafo y el geógrafo en ciernes son viajeros, viajeros imaginarios cuando no hay más remedio, de verdad cuando pueden.No son de la clase de turistas que se dejan llevar por los guias de viaje por los caminos de los grandes tours hacia los puntos marcados con estrellas, ni se alojan en grandes hoteles.Cuando van de vacaciones puede que pasen de largo por los lugares que se supone que uno tiene que ver y que busquen caminos apartados y lugares desconocidos donde disfrutar de la sensación de descubrimiento personal. Les gusta marchar a pie, campo traviesa, y les encanta acampar al final de la jornada.Incluso el geógrafo urbano puede sentir la necesidad de ascender a montañas deshabitadas"...

Gracía Ramón, María Dolores (edición y estudios introductorios): "Teoría y método en la Geografía Humana Anglosajona". Capítulo: La educación de un Geógrafo.(Carl O. Sauer).Editorial Ariel.


Espero que les guste el texto....

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.